El Círculo de Navarra muestra su preocupación por la política del Ejecutivo foral en educación, política económica y fiscal

       – Considera la moratoria del PAI (Programa de aprendizaje en inglés), el aumento de la carga impositiva, y la paralización de las inversiones en infraestructuras como medidas que no ayudan al desarrollo de Navarra

       – Pide una mayor colaboración con el sector privado y una gestión pública que atraiga la actividad empresarial

MADRID, 28 de junio de 2016- El Círculo de Navarra en Madrid quiere hacer pública su preocupación sobre una serie de decisiones políticas tomadas por el actual Gobierno de Navarra que entiende no benefician a la Comunidad foral, cuando apenas se acaban de cumplir once meses desde su toma de posesión.

La primera acción discutible ha sido la obstaculización del PAI (Programa de aprendizaje en inglés). El actual consejero de Educación solicitó un estudio a su departamento, el Informe Diagnóstico de Interés Social (DisPAI), cuyo origen está en las dudas (infundadas) del ejecutivo hacia este programa. El informe ha evidenciado que el 70% de los centros está seguro de continuar con el PAI dado a los buenos resultados obtenidos. Así pues, esta medida sólo ha servido para generar incertidumbre, abrir una estéril polémica dentro de la comunidad educativa y, en definitiva, perjudicar a los estudiantes navarros, ya que ha demorado la implantación de un programa que permite la mejora en el aprendizaje de una lengua tan fundamental como el inglés.

La paralización de inversiones en infraestructuras, como el Canal de Navarra, tampoco contribuye a la reactivación económica.

Según un reciente informe de la consultora KPMG, Navarra es la región con peores perspectivas económicas de nuestro país. Sólo un 19% de los directivos y empresarios consultados considera que las condiciones económicas mejorarán este año, y, de hecho, casi un tercio opina que podrían incluso empeorar. Estas perspectivas preocupan al Círculo de Navarra, sobre todo respecto a la internacionalización de las empresas navarras, que se prevé vaya a sufrir una caída muy importante.

Otra medida poco acertada corresponde al aumento de la carga fiscal: se eleva el tipo aplicable a las personas físicas entre 0,5 y 4 puntos a partir de 32.000 euros o la tributación de las grandes empresas del 25 al 28%. Todo ello desincentiva las inversiones y deslocaliza contribuyentes.

La rescisión unilateral del convenio sanitario con la Clínica Universidad de Navarra, por el que esta entidad asumía el servicio sanitario de sus empleados y familiares directos y el Gobierno de Navarra cubría la parte correspondiente del coste, tampoco ayuda a generar confianza y estrechar los lazos con las empresas, en este caso uno de los puntales en educación, investigación e innovación sanitaria de la Comunidad.

Con todo lo manifestado, que incluye sólo algunos ejemplos acontecidos en los últimos meses, el Círculo de Navarra quiere trasladar a la opinión pública su preocupación sobre esta política radical del Gobierno de Navarra y su deseo de buscar un mayor nivel de consenso y bienestar en una comunidad que ha destacado tradicionalmente por su prosperidad, modernidad y convivencia dentro de España.

Se deben emprender medidas urgentes para ofrecer estabilidad económica y política y atraer inversión. Navarra puede seguir siendo un referente económico en España, pero para ello es necesaria la colaboración entre la Administración, el sector privado y la sociedad civil. En este sentido, el Gobierno de Navarra siempre encontrará el apoyo del Círculo de Navarra para aquellas iniciativas que contribuyan al bienestar económico y social de Navarra respetando su identidad y encaje dentro de la realidad de España y Europa.

Los resultados electorales del 26 –J avalan con rotundidad lo expuesto en este comunicado.