Navarra: la lengua y la fractura

El Plan Estratégico del Euskera en Navarra es profundamente injusto.

1480697168_092106_1480701928_noticia_normal_recorte1

Durante una conferencia dictada en Pamplona por invitación de Sociedad Civil Navarra, Fernando Savater condensó la compleja cuestión de la euskaldunización en una frase: “Un idioma no puede salir a buscar hablantes”. Contraviniendo este saludable principio, el Gobierno de Navarra ha salido a cazar hablantes para el euskera. El arma elegida es un “Plan Estratégico de Política Lingüística”, cuya versión inicial está disponible online.

La lectura del documento sugiere que el encaje del euskera en la realidad navarra es un problema que, más que de resolverse, está en vías de enconarse y afectar a toda la sociedad en mayor o menor grado. Tal es la vocación totalizadora e intervencionista de la política lingüística que se nos viene encima; tal es la pulsión discriminadora que respira el proyecto.

Que el euskera es parte de la cultura de los navarros está fuera de dudas, aunque lo sea en grados diversos según de qué zona de Navarra se trate. En muchos casos, dicha presencia es apenas un barniz superficial, un peaje social que se paga sin problemas para lubricar el sentido de pertenencia al grupo. Así, son muchos los que cuentan con un puñado de palabras en euskera con las que abren, cierran o sazonan conversaciones construidas enteramente en castellano. Son los “agurparlantes”, una categoría de “vasco-balbucientes”, víctimas de una corrección político-lingüística que presupone que quien usa el euskera, así sea en dosis homeopáticas, obtiene un plus de integración social.

Sin embargo, la penetración real del euskera es muy limitada. Si consideramos los porcentajes de uso del euskera en el hogar (allá donde no alcanzan ni la larga mano de la Administración ni la del “qué dirán los de la cuadrilla”), los hablantes de euskera apenas rondan el 5%, aunque el grado de conocimiento competente de la lengua es superior. Definitivamente, el euskera en Navarra es una lengua globalmente minoritaria, con pujanza en la zona denominada vascófona y testimonial en la zona no vascófona.

Alfredo Arizmendi Ubanell – Artículo completo