Carta al Director de Ignacio Salinas Casanova publicado el lunes, 17 de diciembre de 2018, en diariodenavarra.es

ACCEDER A LA CARTA EN DIARIODENAVARRA.ES>>

Hemos sido muchos los que hemos recibido con asombro la noticia del próximo cambio de nombre de la Avenida del Ejército por el de Catalina de Foix. ¿Acaso era una demanda ciudadana? ¿Generaba algún tipo de malestar entre los pamploneses? Desde luego que no. Le doy vueltas al asunto y solo encuentro un motivo: el ideológico. Censurar cualquier referencia pública a aquellas instituciones o personas con las que no se comparte los ideales y valores. Menudo ejemplo da el Alcalde de convivencia y de respeto. Una pena, desde luego, no comprender ni conocer el importante papel que desempeñan nuestras Fuerzas Armadas. En el mundo tan complejo de hoy en día, en el que se multiplican las amenazas, los gobiernos se están viendo en la necesidad de dar pasos de gigante para aunar esfuerzos y coordinar acciones de cara a garantizar nuestra seguridad y defensa. Ejemplo claro de ello, en el ámbito europeo, es la Cooperación Estructura Permanente (PESCO). No todos somos iguales, lamentablemente. Mientras el Sr. Asirón le va a quitar la denominación a una Avenida que servía de reconocimiento a la labor del Ejército, miles de militares seguirán trabajando, muchas veces lejos de nuestro país y en situaciones muy difíciles, para defenderle a él y al resto de los ciudadanos de las amenazas a las que nos enfrentamos. Esa es la diferencia entre el Alcalde, que no lo es de todos los pamploneses, y nuestras Fuerzas Armadas, que sí nos defienden a todos nosotros. Ignacio Salinas Casanova fue asesor en el Gabinete de la Ministra de Defensa. Miembro de la XXXVIII Promoción del Curso de Defensa Nacional (CESEDEN).